Discos de vinilo: catálogo con las mejores ofertas

Cómo cuidar correctamente los discos de vinilo

Lo primero y más importante es saber cómo guardar los vinilos correctamente. Debemos recordar que el sobre de papel (normalmente de celofán, papel satinado o de polietileno) que viene con el disco tiene su función y nunca se debe tirar a la basura. El método correcto es poner el disco dentro del sobre y luego introducirlo dentro de la tapa de cartón.

La abertura del sobre de papel debe quedar colocada en el interior del cartón. Es decir, la placa del disco de vinilo no debería de tener contacto con el exterior cuando no lo estamos usando.

Para limpiar los discos de vinilo lo ideal es adquirir alguno de los líquidos especializados. No obstante, se puede hacer perfectamente con una solución casera. Lo primero que debemos hacer es encontrar algún tejido suave, como un pañuelo de seda, y vigilar que no deje rastros al frotarlo con otras cosas. Luego, lo mojamos un poco y limpiamos el vinilo.

Es importante que lo hagamos con el vinilo colocado en el tocadiscos para evitar tocar con los dedos la superficie del disco. Algunos expertos también aconsejan mezclar el agua con un poco de alcohol. Eso lo dejamos al gusto de cada persona.

Otro punto fundamental para el cuidado del disco de vinilo es la manera en cómo lo sacamos del cartón y lo ponemos en el tocadiscos. Lo ideal es evitar tocar la superficie del disco. ¿Cómo? La major manera es colocar el dedo pulgar en el canto e introducir la mano dentro del sobre hasta que el dedo índice toque el centro (o en la etiqueta del medio). De esta forma se puede sacar el vinilo sin riesgo de poner en peligro la integridad del disco.

Debemos recordar que una vez lo hemos sacado del cartón debemos manipular el vinilo agarrándolo siempre por los cantos. Además, antes de poner la agua del tocadiscos, también es necesario asegurar que no hay suciedad (polvo, restos de tejidos, etc) en la superficie del disco.

Para terminar con los cuidados básicos de los discos de vinilo, recomendamos que se guarden en posición vertical y en lugares secos y sin demasiado calor. Olvidaros de poner la estantería de los tocadiscos al lado de ventanas, radiadores o estufas.

¿Los vinilos suenan mejor?

Las nuevas generaciones de millenials abrazan esta tecnología al igual que muchos profesionales y el debate continua, ¿suenan mejor los vinilos que las piezas digitales? Lo cierto es que no hay ni vencedor ni vencidos ya que tanto los vinilos como los cd’s o canciones digitales ofrecen características únicas que gustan a los oyentes.

La tecnología del vinilo es totalmente analógica y sin perdidas, esto permite a los artistas traspasar el sonido a tus auriculares o altavoces sin necesidad de transformar el sonido en formato digital. La calidez del sonido que ofrecen los vinilos también es una de las características que les gusta más a la gente ya que se parece mucho más a la forma en que las personas escuchamos la música en directo.

La mayoría de la música que escuchamos es guardada y reproducida en formato minimizado dónde los detalles se pierden y la calidad es reducida. Esto es porque el sonido es comprimido para hacerlo lo más pequeño posible para ponerlo en nuestro Smartphone o transmitirlo a través de las ondas de radio. A diferencia, los vinilos ofrecen dinámicas y texturas que otorgan grabaciones con profundidad y vitalidad. El sonido del vinilo depende de la longitud, de su radio y de la profundidad de sus surcos por lo que tiene más espacio para expresar el sonido que la versión digital minimizada.

Los formatos digitales son más convenientes, pero si se quiere “escuchar” música es mejor hacerlo con un vinilo.

Aún así el vinilo no supera en todo a los formatos digitales, estos por ejemplo reflejan mucho mejor las frecuencias altas y bajas ya que en el caso de los tocadiscos estos sonidos pueden causar una distorsión momentánea o golpear la aguja provocando una leve distorsión del sonido.

Otra de las desventajas que tienen los vinilos es la capacidad de almacenaje. Cuanto mayor sea el álbum menor será la calidad ya que el espacio de que disponemos en el vinilo es limitado por lo que los surcos por dónde circula la aguja serán más pequeños y con menos detalles.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continuas navegando, estás aceptándola.