Tocadiscos USB: catálogo y guía completa

Los tocadiscos USB te permiten pasar tu canciones de tus vinilos a formato digital. Sin duda, una gran unión entre lo nuevo y lo viejo.

↓ Ir directamente a la guía ↓

Como elegir tu tocadiscos USB

La entrada de USB en un tocadiscos puede tener dos funciones: grabar música del vinilo a formato digital o reproducir los contenidos del USB a través del tocadiscos. A veces se pueden hacer las dos cosas. Así de simple.

Algunos también llevan una ranura de CD, aunque últimamente ya no se fabrican. Esta pequeña guía te servirá para saber cómo funciona el proceso, qué aspectos deberías tener en cuenta y porqué deberías comprarlo (o no).

Como funcionan

El proceso de escuchar música de tu USB a través de tu tocadiscos es simple: lo conectas y le das al play. Si lo que quieres saber es cómo pasar tu música de los vinilos a formato digital, el proceso puede variar en dos maneras:

A través del ordenador

Es la vía más tediosa para gravar tu música en formato digital. Algunos tocadiscos sólo tienen esta opción. Lo primero que hay que hacer es conectar el tocadiscos a tu ordenador mediante el cable con salidas USB.

Una vez lo has conectado tendrás que instalar el software que suele venir con el tocadiscos. Una vez terminas estos pasos, hay que poner el vinilo en el plato giratorio (si no sabes lo que es el plato, no dejes de leer nuestra guía sobre las partes de un tocadiscos).

Por último tendrás que iniciar la reproducción y la grabación a través del ordenador (suele ser lo habitual en estos casos). Cuando hayas terminado, podrás guardar el audio en el formato que desees.

Directamente al USB

Este proceso es el más simple en cuanto a tiempo. Si tienes un tocadiscos con esta opción, solamente tienes que conectar un pincho USB en la ranura de tu tocadiscos, colocar el vinilo y apretar el botón de “gravar”. Nada más.

Avisos y recomendaciones

Para los profanos en la materia de los vinilos o para todos aquellos nacidos después de 1995, ahí van unos consejos y advertencias.

Grabación en tiempo real. Al hacer la conversión se debe esperar a que termine la reproducción para finalizar el proceso. Es decir, si se quieren grabar 5 canciones del vinilo, se tendrá que dejar que se reproduzcan todas, de cabo a rabo.

Sí, es tedioso (aunque para algunos entrañable), pero así funcionaba el mundo de la música analógica. Por lo tanto, si quieres traspasar una gran colección de vinilos, mejor que aceptes que tardaras algunos días.

Edición posterior. Lo normal será que al finalizar el proceso sólo quede un solo archivo de todas las canciones. Ya sea en el USB o en el ordenador. Puede ser que tu tocadiscos sepa separar las canciones, pero no es habitual.

Lo normal es que luego tengas que cortar las canciones, ya sea mediante el software que lleva el tocadiscos o otro de tu elección. Cabe destacar que los programas de algunos tocadiscos también llevan la opción de limpiar ruidos

La estabilidad lo es todo. Como hemos comentado, la grabación es a tiempo real. Es decir, se copia aquello que realmente se está reproduciendo. Es decir, si por mala suerte alguien toca el tocadiscos y la aguja se mueve un segundo, ese “fallo” de reproducción se plasmará también en la grabación.

Por lo tanto, hay que asegurarse que el tocadiscos está estable, que el vinilo y la aguja están limpios y que nadie ni nada va a entorpecer la grabación.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continuas navegando, estás aceptándola.